Discurso Juan Díaz de la Torre, Mujeres Líderes del SNTE

11 de Octubre de 2016 | Comunicación |


Compañeras y compañeros miembros del SNTE; Distinguidas invitadas e invitados; Señoras y Señores:

Saludo con gran respeto este Primer Encuentro Nacional de Mujeres Líderes del SNTE, fruto de la perseverancia, capacidad organizativa y la cada vez más estrecha relación del SNTE con las instituciones del Estado, y las organizaciones políticas y sociales que promueven en la Agenda Pública la igualdad de género como un derecho humano de indiscutible trascendencia.

Mi reconocimiento a estas instituciones y una cordial bienvenida a quienes las representan en este evento.

Mi saludo solidario a las compañeras líderes sindicales y a las que tienen cargos de elección popular, así como a mis compañeras provenientes de todas las secciones sindicales del SNTE.

Apuntalan este Encuentro, los grandes avances en la legislación mexicana y los acuerdos internacionales suscritos por México; los cuales evidencian que la tendencia mundial para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer son conquistas irrenunciables y vigentes, rumbo a una sociedad más justa y más equitativa.

El puntal más fuerte, sin embargo, es la voluntad de cambio que vive nuestra organización sindical, la cual tiene como faro la construcción de una Educación Pública de calidad con equidad y la defensa y ampliación de los derechos de las y los trabajadores.

Bajo este horizonte de transformación, la búsqueda de la igualdad sustantiva es un imperativo ético y político que va de la mano no sólo de futuras modificaciones estatutarias, sino de la transformación de las prácticas culturales y políticas que producen las injusticias en materia de género.

El SNTE está cada vez más inmerso en el debate público. Lo hace con claridad de rumbo en su exigencia actual de un Presupuesto Educativo razonable y por ello justo, ante la Cámara de Diputados.

Este Primer Encuentro de Mujeres Líderes forma parte de la deliberación pública en democracia y muestra el apoyo del SNTE a las mejores causas; la que hoy nos convoca,  es para aplicarse en nuestra propia casa y en nuestro ejercicio docente.

El ejemplo dice más que mil palabras. Las maestras y maestros estarán enseñando, orgullosos, que no sólo se predica en la formación de valores éticos, sino que también se practican.

El magisterio mexicano está conformado en su mayoría por compañeras maestras, como bien lo reflejan los datos del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013. Cada día, más mujeres egresan de las escuelas normales y de las universidades con una firme vocación docente.

Cada día derrotan los resabios de un sistema sexo-genérico que por principio les ha dicho "tú no puedes” o "tú no eres capaz”.

Hoy, en este Primer Encuentro se refrenda que ustedes pueden, que son capaces, que superan con creces cualquier reto que les pongan enfrente, sin embargo para ello  es necesario romper paradigmas.

La igualdad sustantiva de género implica el reconocimiento de las diferencias genéricas, sin menoscabo de sus derechos y obligaciones sindicales. Implica también la realización de acciones afirmativas que permitan, en el corto, mediano y largo plazo, la paridad en los puestos de representación y dirección sindical y de respeto a los derechos humanos.

Una transformación sindical profunda, como la que vive el SNTE y que ya mueve las entrañas de la Organización, más temprano que tarde permitirá el reconocimiento pleno al legado de las maestras, la visibilización de su colaboración sindical y el empoderamiento de los liderazgos mediante la capacitación, la socialización de experiencias y la consolidación de propuestas concretas.

En esa ruta vamos, para nosotros hablar de igualdad no es una moda, el plan nacional estratégico del SNTE es transversal y en cada uno de sus ocho ejes se contempla la perspectiva de género.

Un reclamo de justicia sindical, de igualdad de oportunidades, de reconocimiento al talento, a la capacidad, a la experiencia y al compromiso, eso es lo que he llegado a escuchar durante mis giras de trabajo.

Pues bien compañeras las invito a trabajar diariamente sumando esfuerzos y voluntades para que hombres y mujeres atendamos de manera comprometida las temáticas sugeridas en las mesas de trabajo de: Educación, Derechos Humanos, Salud, Seguridad, Trabajo, Sindicalismo, Política, Legislación, Políticas Públicas, Convenios Nacionales e Internacionales suscritos por México.

Sororidad, compañeras, es un término sumamente poderoso cuando los liderazgos consolidados lo ponen en práctica y los liderazgos emergentes están dispuestos a trabajar con esa perspectiva. Sólo así llegarán nuevas oportunidades para todas y para todos. Sólo así mejorarán las condiciones de trabajo para nuestras representadas y nuestros representados.

Compañeras y compañeros

Amigas y amigos todos:

Como dirigente de este gran Sindicato, reconozco el esfuerzo que les representa la doble y triple jornada. Pero también veo en este cambio generacional, oportunidades latentes para que nuestros compañeros formen parte de los cambios que el gremio demanda.

Es importante destacar que en este Encuentro se haya reflexionado también sobre la existencia de nuevas masculinidades, de liderazgos con perspectiva de género, incluyentes, democráticos y reformadores.

Superar las barreras que por muchos años impidieron, de facto y simbólicamente, el acceso a un número más equitativo de mujeres a los espacios de representación gremial, será una respuesta institucional propia de un Sindicato dispuesto siempre a transformarse, a ser incluyente y a mejorar sus prácticas democráticas.

Es mediante la construcción de políticas, programas y acciones específicas que la igualdad de género logrará permear en todos los rincones del magisterio mexicano.

Que hombres y mujeres se integren como un sólo equipo de trabajo que contemple una ampliación en las visiones del ejercicio del poder para la acción política y para el ejercicio docente.

Dar apertura y voz a nuestras compañeras y a la diversidad de los liderazgos magisteriales, permitirá ampliar el horizonte de acción en las escuelas, Comités Delegacionales y Seccionales. Impulsar temas con perspectiva de género en la agenda legislativa. Reinvindicar el papel de nuestras compañeras en múltiples esferas de poder, a partir de la interacción con otros liderazgos propios de las Universidades, las Instituciones Gubernamentales, los Partidos Políticos, los poderes en sus tres niveles de gobierno, y las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Estoy seguro que las conclusiones que surgieron de la deliberación franca y abierta sobre cada uno de los temas, serán en beneficio de la construcción de una igualdad sustantiva.

Temas como salud sexual y reproductiva el alto índice de embarazo de adolescentes, libros de texto gratuitos que no reproduzcan roles y estereotipos, nuestro trato con los diferentes tipos de familias y la diversidad sexual; también forman parte de nuestra agenda y compromiso.

Sin duda, los retos y desafíos producto de los temas abordados en este Primer Encuentro Nacional de Mujeres Líderes en el SNTE, fortalecerán a nuestra organización sindical en el compromiso de servir al pueblo de México, para hacer del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación una organización de la que nos sigamos sintiendo orgullosos de pertenecer a ella, más democrática, más transparente, incluyente, equitativa, promotora de los derechos humanos y de la paz.

 

Por la Educación al Servicio del Pueblo.

 

 


Noticias relacionadas